Síguenos en...
Facebook Picasa
Acceso



¿Quién está en línea?
Tenemos 13 invitados conectado(s)
Fiesta del Carmen

Frase del Día

¡Cuánto amo tu voluntad, Señor! -

El tesoro escondido

alt

Tesoros…, perlas… Parecería que hoy la liturgia se había olvidado del Evangelio. Pero no, el evangelio no se ha olvidado de su mensaje. Ni se ha olvidado del lenguaje tantas veces explosivo y cautivador que deberíamos tener más en cuenta. Como lo hizo Teresa de Jesús, que al comenzar su libro cumbre, El Castillo interior o las Moradas, no encontró unas palabras más apropiadas que éstas: “Considera[d] nuestra alma como un castillo todo de un diamante o muy claro cristal adonde hay muchos aposentos” (1 Moradas 1,1). Hoy el evangelio nos invita a la caza del tesoro.

1. Seleccionar el tesoro. Antes de “comprar” hay que saber qué se quiere comprar, dónde comprarlo, cuantía del precio, etc. En un mundo de múltiples riquezas y tesoros la selección puede no ser espontánea. Cuando hay sólo una oferta, la decisión se hace inmediatamente, no hay lugar para la comparación. Cuando son muchas las ofertas, le damos vueltas a unas y otras hasta que decidimos: “Me quedo con ésta”. Y la compramos o… nos vamos sin nada, porque no nos interesas o al menos no nos llenan, esperamos mejores oportunidades. ¿Qué ofertas tienes ante tus ojos y tu corazón? ¿Te has decidido ya por una de ellas?

2. Tesoro escondido. La perla que has decidido comprar es tu tesoro. Y éste se exhibe entre medidas de seguridad que lo esconden un poco al menos. Los amantes de perlas querrían tenerlas a mano, manosearlas y regodearse con su vista. Pero no es posible. Y la perla más hermosa seguramente, y por seguridad, es la más escondida. Siempre se ha dicho que quien mucho exhibe pronto se queda sin nada. Las minas atesoran bienes sin cuenta. No todas son de tesoros preciosos a la vista, pero todas ellas son ricas. Tienen sus tesoros en las entrañas de la tierra, lejos de la mirada curiosa.

3. Camino del tesoro. Al tesoro escondido hay que ir por “la escondida / senda por donde han ido / los pocos sabios que en el mundo han sido”. El hermoso Cántico espiritual, de san Juan de la Cruz, se abre con la canción desiderosa: “Adónde te escondiste, Amado…”. El buscador del Amado (el tesoro) suspira por él y aspira a poseerlo, pero “no lo halla ni lo siente”. Y se angustia. Juan de la Cruz le explica esa situación tensa. “La causa es porque está escondido, y tú no te escondes también para hallarle y sentirle. Porque el que ha de hallar una cosa escondida, tan a lo escondido y hasta lo escondido donde ella está ha de entrar, y, cuando la halla, él también está escondido como ella”.

4. La compra.  El evangelio de este domingo habla con claridad: “Lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo” (Mt 13,44). A estas palabras del evangelio el mismo Juan de la Cruz hace un hermoso y radical comentario. Y otros muchos autores han reflexionado sobre esta compra. Con unos u otros lenguajes, con una visión más o menos profunda exaltan la interioridad como lugar de encuentro y de compra del tesoro. Y a esa interioridad (mejor que intimidad) tratan de llevar al ansioso comprador, a veces un poco alocado y sin ser consciente de lo que significa e implica hallar, sentir y comprar el tesoro.

La interioridad. Palabra hoy mágica, no exenta de ambigüedad. La interioridad no es anulación de lo histórico y tangible de la vida. Todas las cosas, sobre todo las más valiosas, tienen interioridad. La tienen sobe todo las personas; pero la tiene toda la creación. Interioridad es sinónimo de profundidad. En lo interior, es decir: en lo profundo de todo lo creado, superando como destino progresivo la capa exterior encuentra la persona humana el tesoro, lo amado y añorado.

Moraleja: Lo escondido tiene duende, aviva la curiosidad y pone en movimiento lo mejor de los buscadores de perlas. No es camino y búsqueda fácil. Cantos de sirena alejan de esos tesoros. Algo tendremos que vender para poder comprar. Hay que desprenderse, “llenos de alegría”, porque estaremos haciendo el gran negocio.

Actualizado (Miércoles, 23 de Julio de 2014 19:44)

 

Obras en el tejado de la Iglesia

1ª Fase:

Debido a varios problemas que nos han surgido en el tejado de la Iglesia nos hemos visto obligados a acometer las siguientes reparaciones:

1º. Limpieza exhaustiva de todo el tejado, aplicación de un herbicida en toda la superficie, reparación y reajuste de los canalones y la impermeabilización de una parte del alero del tejado.

2º. Los trabajos realizado sobre la cubierta han consistidos en reforzar toda la superficie de escayola que se encontraba en un estado de deterioro importante,  debido al ataque de la carcoma. Por la urgencia del problema se ha procedido a:

•                     Limpieza general mediante aspirado y retirada de escombros.

•                     Reforzar toda la estructura del falso techo.

•                     Colocación de unos 800 tirantes.

•                     Reparación de los conductos de aire caliente.

•                     Retirada de escombros

•                     Tratamiento prolongado de insecticida.

•                     Colocación pasarela y escalera de acceso

 

Actualizado (Jueves, 24 de Octubre de 2013 14:38)

Leer más...

 

Video - Obras en el tejado de la Iglesia

 
Próximas actividades

22.07.2014 - 27.07.2014
Peregrinacion parroquial: Caminando con Teresa

25.07.2014 18:30 - 20:30
Despacho parroquial

26.07.2014 11:00 - 12:00
Dia de los abuelos

26.07.2014 18:00 - 19:00
Catequesis Prebautismal

27.07.2014 13:45 - 14:15
Bautizos

Calendario
loader
Enlaces de Interés
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner