Síguenos en...
Facebook Picasa
Acceso



¿Quién está en línea?
Tenemos 6 invitados conectado(s)
Fiesta del Carmen

Frase del Día

Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío. -

¿También Dios nos engaña?

alt

Jeremías y Pedro interpelan hoy a los cristianos. Ellos se sintieron desconcertados en un momento importante de sus vidas. Jeremías se sintió abandonado por quien le había elegido y Pedro pensó que Jesús había perdido la cabeza. Personas de carne y hueso se acercan al cristiano en confesiones significativas: su actitud ante la ausencia-presencia presencia de Dios.

1. “Me sedujiste”. La liturgia de la palabra de este domingo comienza con una hermosa oración del profeta Jeremías. Es una oración citada con frecuencia. Es hermosa (hay que repetirlo); pero quizá no ha sido bien comprendida y solamente rezada en su primera parte. Aparece como una oración seductora: “Me sedujiste y me dejé seducir”; es más probable que se trate de una oración lamentosa: “Me has engañado y me he dejado engañar”. Dios le habría prometido a Jeremías que estaría con él; pero a la hora de la verdad le habría dejado solo. Es lo que lamenta Jeremías. Jeremías es perseguido por anunciar la palabra que recibe de Yahvé y los destinatarios de la misma no sólo no la reciben, sino que persiguen a muerte -¡ya en aquellos tiempos!- al mensajero, Jeremías en este caso.

2. Dios no engaña. Dios tiene mano izquierda y sabe acercarse a sus interlocutores. Pero no engaña. Si promete su presencia, no huye, sino que acompaña siempre. Lo hace a su modo, por caminos no siempre trazados por manos humanas ni siempre de la misma manera; pero acompaña. Lo confiesa el mismo Jeremías en el final de su oración: yo creí que me habías abandonado, pero no, tu palabra “era en mis entrañas fuego ardiente, encerrado en los huesos; intentaba contenerlo, y no podía”. Hermosa descripción de la existencia y naturaleza de una presencia en el interior de la persona. Nosotros, con frecuencia, queremos una palabra que entre por los oídos, sensible, tangible, aunque le señalemos el camino del otro oído para que salga como si nada hubiera pasado. No son éstos, normalmente, los caminos por los que Dios se hace presente.

3. La presencia en las entrañas. La palabra “era en mis entrañas fuego ardiente”. Todos conocemos, aunque sea imperfectamente, lo que significa la palabra “entrañable”. Decimos que una persona es entrañable y, más o menos queremos decir (apoyados en un diccionario que sabe expresar lo que no todos los mortales logramos) que es “íntimo, muy afectuoso”. Así es la presencia de Dios en la personas. Es una presencia “entrañable”, como “fuego ardiente, incontenible”. Una mirada a nuestro interior nos sorprenderá con frecuencia atrapados por esa palabra que se insinúa, se atreve, motiva, impulsa, reprende, desengaña, consuela, compromete, etc. Esa presencia no falta nunca.

4. Diálogo de Pedro con Jesús. A Pedro le sucedió con Jesús algo parecido a lo que había pasado a Jeremías con Yahvé. Pedro, buen amigo de Jesús con todas las limitaciones que arrastra la naturaleza humana, quería estar con Jesús a su modo, sin exponer mucho y huyendo del sufrimiento que suele conllevar la compañía de personajes públicos (pocos son tan públicos como Dios y Jesús). La presencia de Dios en el hombre puede comenzar por los sentidos, pero siempre en camino hacia las “entrañas”, donde se revela el sentido de la presencia, con la victoria del egoísmo en sus diversas expresiones (ocultas y manifiestas) y la apertura a la donación generosa, con frecuencia arriesgada y perseguida, pero bien asentada e incontenible (no siempre desde el comienzo, pero siempre en progresión).

5. Jeremías y Pedro. Jesús no engañó a Pedro; le habló por las bravas. Le entendieron todos, le siguieron pocos. Dios habló a Jeremías: lo hizo con menos ruido, pero llegó a las entrañas del profeta. Entre Jeremías y Pedro anda nuestro “trato” con Dios y con Jesús. Por diversos caminos llegan a las “entrañas” humanas en busca de lo mismo: el seguimiento generoso por los difíciles caminos de un mundo que puede ser mejor (o que puede ser nuevo, si lo prefieren).

Moraleja: No es la queja lo que desdice de un hombre cabal; es la ausencia de atención generosa al oído interior. 

Actualizado (Jueves, 28 de Agosto de 2014 11:36)

 

Obras en el tejado de la Iglesia

1ª Fase:

Debido a varios problemas que nos han surgido en el tejado de la Iglesia nos hemos visto obligados a acometer las siguientes reparaciones:

1º. Limpieza exhaustiva de todo el tejado, aplicación de un herbicida en toda la superficie, reparación y reajuste de los canalones y la impermeabilización de una parte del alero del tejado.

2º. Los trabajos realizado sobre la cubierta han consistidos en reforzar toda la superficie de escayola que se encontraba en un estado de deterioro importante,  debido al ataque de la carcoma. Por la urgencia del problema se ha procedido a:

•                     Limpieza general mediante aspirado y retirada de escombros.

•                     Reforzar toda la estructura del falso techo.

•                     Colocación de unos 800 tirantes.

•                     Reparación de los conductos de aire caliente.

•                     Retirada de escombros

•                     Tratamiento prolongado de insecticida.

•                     Colocación pasarela y escalera de acceso

 

Actualizado (Jueves, 24 de Octubre de 2013 14:38)

Leer más...

 

Video - Obras en el tejado de la Iglesia

 
Próximas actividades

03.09.2014 18:30 - 20:30
Despacho parroquial

04.09.2014 11:00 - 13:00
Despacho parroquial

04.09.2014 17:30 - 19:00
Espacio Sociocultural

05.09.2014 18:30 - 20:30
Despacho parroquial

07.09.2014
Domingo de la caridad

Calendario
loader
Enlaces de Interés
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner