Juan de Yepes (SAN JUAN DE LA CRUZ)

La fiesta de San Juan de la Cruz, el 14 de Diciembre, se encuentra en el corazón del Adviento y nos invita a salir de la desesperanza, a buscar a Dios que nos da motivos para esperar, a hacer el camino envueltos en la luz.

CAMINANDO EN ESPERANZA CON SAN JUAN DE LA CRUZ.
Juan de la Cruz nació en Fontiveros (Ávila) en 1542. Instrumento providencial en manos de Teresa de Jesús, le ayudó en la fundación del Carmelo Descalzo desde la primera fundación de frailes contemplativos en Duruelo el 28 de noviembre de 1568. Enfermo en Ubeda, se fue “a cantar maitines en el cielo” la noche del 13 al 14 de diciembre de 1591.
Juan de la Cruz es guía indiscutible de los caminos del espíritu. Célebres son sus tratados: Subida del monte Carmelo, Noche Oscura, Cántico Espiritual y Llama de amor viva. Pío XI le confirió el título de doctor de la Iglesia universal el 24 de agosto de 1926.
San Juan de la Cruz es el Padre y maestro espiritual del Carmelo Teresiano, doctor de la vida cristiana en su dinamismo teologal, cantor de la hermosura de Dios, y de la belleza de la creación. Su recuerdo se transforma hoy en liturgia viva. A través de la alabanza divina, su oración y su poesía, su canto eterno de gloria, se hace viático y plegaria del Carmelo  y de toda la Iglesia peregrinas aquí en la tierra. Su doctrina es una exégesis viva del Evangelio; por eso la palabra de Dios ilumina su experiencia, y sus enseñanzas tienen alcances insospechados en la meditación de esa palabra. La Liturgia de esta solemnidad es palabra de Dios y palabra de Juan de la Cruz en una síntesis de meditación y de alabanza.