Ven Espíritu Santo…

Un nuevo Pentecostés, una venida del Espíritu de Jesús es necesaria a nuestra Iglesia, a nuestro mundo, a nuestra parroquia. Después de muchos años de cristianismo, en los tiempos actuales se requiere que los cristianos nos abramos a la fuerza, a la novedad, a la sabiduría, a la creatividad del Espíritu de Jesús. El domingo pasado celebramos la Ascensión del Señor a los cielos y escuchamos de Jesús las palabras de despedida: “no se vayan ni se dispersen, que yo les enviaré al Consolador”. La promesa de Jesús se cumplió y en aquel primer PENTECOSTÉS nació la Iglesia, llena del Espíritu de Jesús, valiente y alegre anunciando una nueva etapa en la historia de la humanidad. Esto es lo que hoy celebramos los cristianos. Unidos a toda la Iglesia, con María en medio de nosotros, vamos a celebrar un nuevo Pentecostés. Abramos todos nuestro corazón para que el Espíritu de Jesús venga a cada uno de nosotros